Saltar al contenido

Electrodos para soldar | Tabla de electrodos

Los electrodos para soldar son dispositivos conductores de electricidad que también pueden funcionar como metales de soporte. Es de gran importancia conocer los distintos tipos de electrodos para que podamos tomar las decisiones mejor informadas a la hora de trabajar en el soldado de las piezas de metal.

Tipos de electrodos para soldar

Los electrodos de soldadura pueden ser clasificados principalmente en dos tipos, los electrodos para soldar desnudos y los electrodos recubiertos.

  • Desnudos: Este tipo de electrodos presenta materiales fundidos que no están protegidos contra las acciones de los gases como el oxígeno y el nitrógeno, y por esta razón es que las soldaduras acaban teniendo una calidad inferior. Se trata de electrodos que únicamente son utilizados en los cordones secundarios y en cargas estáticas.
  • Revestidos: Se trata de electrodos para soldaduras eléctricas, y por lo general se emplean en las estructuras de carácter metálico. Es un electrodo que se encuentra protegido por medio de un revestimiento compuesto por distintas sustancias, de acuerdo a las características que se les desee brindar al material de la soldadura, y estas también consiguen proteger al metal fundido de la atmósfera y estabilizar el arco eléctrico.

Clasificación de los electrodos revestidos

Los electrodos para soldar se clasifican en 5 tipos, veámoslos a continuación:

Electrodos Celulósicos

Se trata de un tipo de electrodo que lleva en su revestimiento un 45% de celulosa. Su arco eléctrico calienta el recubrimiento descomponiendo la celulosa en monóxido de carbono, dióxido de carbono. Adicionalmente posee otro elemento, que es el bióxido de titano, el cual se considera un creador de escorias, y el ferromanganeso como desoxidante o reductor.

Electrodos de Bajo Hidrógeno

Se trata de un tipo de electrodo que brinda la máxima calidad gracias a su contenido de carbono e hidrógeno. Los elementos que componen su revestimiento son el carbonato de calcio, el cual da una simple reacción muy básica a la escoria que también absorbe y neutraliza impurezas del azufre; la fluorita, que neutraliza las impurezas del fósforo de los tipos ácidos que son perjudiciales. Es un tipo de acero que se utiliza con grandes contenidos de carbono en 0,25% o en construcciones fuertes.

Electrodo con Base de Rutilo

Se trata de un electrodo que destaca sobre todo por su facilidad de manejo y por el tipo de acabado que ofrece. Cuenta con una escoria que puede ser removida con facilidad, incluso puede que se remueva sola en muchos casos.

Electrodo de Óxido de Hierro

Se trata de un electrodo caracterizado principalmente por su tipo de escoria líquida, la cual es la más apropiada para hacer soldaduras en vertical descendente, así como por su gran velocidad de depósito y limpieza.

Electrodo de Polvo de Hierro

Finalmente, tenemos este tipo de electrodo que cuenta con un 50% de hierro en su revestimiento. Es un tipo de electrodo que fue creado para batallar con los procesos semiautomáticos de la industria. Los que más se utilizan son el 7018 y 7024. El primero de estos cuenta con bajo hidrógeno, mientras que el segundo es parecido al 7014.

Debido al revestimiento que poseen, consiguen conservar o aumentar las propiedades del depósito a realizar, y esto se debe al tipo de componentes que conforman el revestimiento y el porcentaje de cada uno de estos componentes. No obstante, todos cuentan con elementos en común, lo que hace que podamos clasificar las características que aportan el revestimiento a la soldadura en:

  • Penetración.
  • Corriente utilizada.
  • Crecimiento de amperaje sin necesidad de socavación.
  • Mejor presentación.
  • Aumento en la velocidad de depósito.
  • Incremento en la estabilidad de arco.
  • Prevención de la porosidad.
  • Prevención de la oxidación inmediata.
  • Eliminación de ácidos presentes en el metal base.
  • Aporte de aleantes.

Cuando se trata de proporcionar una mayor calidad a las soldaduras, resulta preferible el uso de electrodos con revestimiento de bajo hidrógeno el cual, si bien es mucho más difícil de fundir, consigue ofrecer muy buenas soldaduras, con una cantidad de oxígeno bastante baja y pocas oclusiones gaseosas.