Saltar al contenido

¿Cómo Taladrar Azulejos?

Los azulejos o cerámicas son materiales resistentes a la abrasión de las brocas, estas brocas son de plomo o tungsteno similares a las utilizadas para el hormigón, requieren de un taladro de percusión y además, requieren ser trabajadas con mucha paciencia y delicadeza, pues a pesar de su resistencia son también muy delicadas en su composición.

Cómo Taladrar Azulejos

Elementos Necesarios para Taladrar Azulejos de Forma Segura

Para hacer orificios en los azulejos o piezas cerámicas debemos contar con ciertos elementos para lograr una terminación perfecta y prolija, además, de para evitar daños en el material y que este por el calor producido por la broca pueda quebrarse o debilitarse.

  • Broca de Tungsteno, Plomo o Cobalto
  • Taladro Percutor
  • Algún elemento lubricante (preferiblemente aceite hidráulico)
  • Cinta de carrocero

Procedimiento para hacer orificios en los Azulejos

El primer paso es preparar la zona donde vamos a trabajar, procurando contar con un espacio amplio y cómodo, además, de contar con elementos de seguridad y acolchonamiento de la pieza de azulejo o cerámica para evitar que esta se dañe.

Luego de contar con el espacio idóneo para realizar las perforaciones, debemos proceder a marcar la zona donde vamos a hacer el orificio, para esto podemos utilizar la cinta de carrocero, haciendo un cuadro con esta para marcar donde vamos a trabajar. También es recomendable colocar debajo de la pieza de azulejo o cerámica algún material que sirva de acolchonamiento para la pieza.

Posteriormente de tener todo preparado, debemos proceder a colocar la broca en el taladro, y verter una pequeña gota de aceite en la pieza, debe ser una cantidad muy pequeña, pues lo que buscamos es lubricar ligeramente la zona que va a entrar en contacto con la broca. Seguidamente procedemos a encender el taladro procurando hacer toques muy leves sobre la pieza, para lograr aperturar una primera cavidad en el material.

Después de tener la apertura en el material, debemos ir progresivamente presionando el disparador del taladro para que este vaya trabajando e ir ejerciendo una leve presión del taladro para que vaya introduciéndose lentamente, es muy útil colocar el aceite en algún envase que podamos ir presionando de vez en cuando para mantener humectada la pieza y la cavidad que estamos haciendo con esto lograremos evitar que la concentración de temperatura pueda dañar el azulejo o cerámica y que esto desencadene la ruptura de la pieza.

Posteriormente de haber aperturado el orificio es recomendable dar unas pasadas con una lija de grano medio 400, 600 u 800 para devastar los restos de material que puedan quedar en la cavidad y lograr con esto que el hueco en el azulejo quede mucho más parejo y prolijo.